FG Wilson no conoce límites en su último proyecto de alto perfil

FG Wilson, fabricante líder de grupos electrógenos diésel y de gas, ha concluido uno de los encargos «de mayor altura» consistente en la instalación de grupos electrógenos auxiliares para los servicios de seguridad y para los inquilinos en el edificio más alto de Europa Occidental, The Shard, que forma parte del London Bridge Quarter.

Bells Control Equipment Ltd., distribuidor oficial de FG Wilson en Reino Unido, fue el encargado de llevar a cabo el proyecto en asociación con Mace. Esta última instalación de una solución de suministro eléctrico en la primera «ciudad vertical» del mundo se inscribe dentro de una serie de proyectos comerciales de alto perfil que han resultado todo un éxito, entre los que se incluyen los de la Heron Tower, el Estadio Olímpico y los grandes almacenes Selfridges.

Con una altura de 309,6 metros (1016 pies), The Shard, que se inauguró oficialmente el 5 de julio de este año, ha redefinido el skyline de Londres y Bells se ha encargado del diseño y el suministro a tiempo y dentro del presupuesto de una solución llave en mano completa.

Esta solución de suministro eléctrico llave en mano se componía de diferentes elementos:

En el nivel 3 del sótano del edificio se instalaron 2 grupos electrógenos 4016 TRG2 de 2000 kVA de FG Wilson, así como unidades de intercambiadores de calor. Un componente clave para el sistema de suministro eléctrico era un sistema de agua de refrigeración para cada unidad. Más de 450 m de tuberías de caudal/retorno conectan los grupos electrógenos ubicados en el nivel 3 del sótano, mientras que los radiadores remotos están situados en el techo de la planta, en el nivel 20. Para conseguir el nivel sonoro y de rendimiento necesarios se optó por utilizar enfriadores de aire seco, mientras que las bombas de refrigeración dobles y las unidades de presurización garantizaron una presión de funcionamiento homogénea de 10 bar.

Cada grupo electrógeno se introdujo en una carena acústica de ajuste preciso, que se completó con un suelo acústico y fijadores antivibratorios de alto rendimiento. Estas medidas contribuyeron a reducir el ruido a 70 dB (A) a 1 metro en la planta de habitación/sala y permitieron obtener un aislamiento frente a la vibración superior al 98 %.

En cada grupo electrógeno se instalaron silenciadores de escape monofásicos con unas dimensiones superiores a 5000 mm. Cada silenciador de escape permitía obtener un nivel sonoro de 70 dB a 1 metro y se combinó con un paso de gases de combustión de 400 mm de diámetro interior y 600 mm de diámetro exterior desde el sótano hasta el punto de terminación situado en el techo de la planta, en el nivel 20, con una impresionante longitud total de 100 m.

En el núcleo central principal del edificio se instaló un almacenamiento de combustible a granel de 36 000 litros consistente en 6 tanques divididos, parte de un suministro de combustible completo y de un sistema de transferencia a través de la estructura desde la planta baja. La solución de tuberías de combustible instalada representa una primicia en el uso en oficinas comerciales con un sistema flexible tipo tubería sobre tubería, en lugar del sistema tradicional de tubería sobre tubería de acero dulce soldada. Esta innovación hizo posible un ahorro de tiempo considerable en esta fase del proyecto.

Bells se encargó asimismo de la instalación de todo el cableado de control y los controladores locales. Se utilizó un sistema de PLC para supervisar la ventilación de suministro y extracción, el sistema de combustible y el sistema de agua de refrigeración. Los grupos electrógenos soportan en su totalidad las cargas parásitas, mientras que el sistema de PLC garantiza que un fallo de emergencia o un error humano no provoquen un fallo del sistema de grupos electrógenos.

Paul Connolly, jefe de proyecto de Mace encargado de la ingeniería mecánica y la fontanería en The Shard, comentaba: «El encargo que hizo Mace a Bells y FG Wilson fue claro y simple: aplicar al proyecto de The Shard todas las innovaciones y mejores prácticas para garantizar la entrega satisfactoria de un paquete de grupos electrógenos llave en mano. La respuesta de Bells y FG Wilson fue presentar una solución sobresaliente en materia de desarrollo de diseño, programación secuencial de los componentes principales en su sector, presentaciones técnicas del equipo y entrega del paquete de grupos electrógenos llave en mano».

James Murphy, director de Bells Control, afirmaba: «Que se haya construido este edificio tan inspirador es una prueba tangible del trabajo de todos los implicados en el diseño y en la construcción del proyecto, así como de la visión del promotor, Irvine Sellar, y de su equipo. Esta visión se convirtió en realidad gracias a la experiencia en gestión de proyectos de Mace y a su convicción de que el sistema de grupos electrógenos debía ser un paquete llave en mano de un único contratista».