FG Wilson, listo para encargarse del suministro eléctrico del Aviva Stadium

En calidad de uno de los fabricantes líderes a escala internacional de grupos electrógenos de gas y diésel, los campos deportivos y estadios están recurriendo cada vez más a FG Wilson (Engineering) Ltd. para garantizar que su programa de eventos deportivos y musicales se lleve a cabo sin incidencias.

El Aviva Stadium de Dublín (anteriormente estadio Lansdowne Road) es un recinto de talla internacional para la celebración de partidos de rugby, fútbol, conciertos y conferencias empresariales, y todos sus componentes, desde los marcadores hasta los focos y el sistema de calefacción del césped, reciben suministro eléctrico a través de grupos electrógenos de FG Wilson con una potencia nominal de 6,8 MVA. FG Wilson ha instalado grupos de generación de energía y ha suscrito contratos de mantenimiento continuo en otros estados como Croke Park, Casement Park y Thomond Park.

Antes de la renovación, el Lansdowne Road era el estadio deportivo más antiguo de Europa pero, tras someterse a un programa de reconstrucción completo en el año 2007, el Aviva Stadium, con capacidad para 50 000 personas, volvió a abrir sus puertas en agosto de 2010.

FG Wilson, invitado a participar en la licitación para el suministro eléctrico a través del principal contratista Kentz, obtuvo el encargo gracias a su experiencia técnica a la hora de garantizar la entrega de una solución diseñada a medida que formara parte del aspecto de la estructura acabada y a su implicación desde la fase inicial en la reconstrucción del estadio.

FG Wilson determinó de inmediato que para cumplir los requisitos de suministro eléctrico del lugar de instalación se necesitarían 4 grupos electrógenos de 1700 kVA. Ocultando los grupos electrógenos en un espacio muy compacto debajo de los asientos del estadio (nivel 7), la estética de este último permaneció intacta y se evitó la necesidad de alojarlos en una instalación de almacenamiento externa, como es habitual. Todas las unidades de manipulación de aire, refrigeración, escape, así como toda la aparamenta, se ocultaron asimismo en el envolvente de los extensos soportes para los asientos del estadio. Trabajando conjuntamente con el arquitecto del proyecto, el sistema de escape se moldeó en forma de lamas de policarbonato de la estructura superficial del estadio, un diseño que evitaba las prominencias o la exposición al agua de lluvia. El escape incorpora su propio sistema de drenaje para impedir la entrada de agua de lluvia.

Durante los eventos celebrados en el estadio, los grupos electrógenos funcionan en paralelo con el suministro de red del suministrador de energía estatal (ESB) para complementar así la demanda de suministro eléctrico del estadio y ofrecer, en caso de fallo de la red principal, un suministro eléctrico auxiliar sin interrupciones.

Para implementar esta filosofía de control, FG Wilson diseñó un sistema de control totalmente integrado basado en la plataforma de PLC auxiliar en caliente de Allen Bradley. De esta forma se obtuvo un nivel de redundancia elevado del sistema y una mayor seguridad operativa del estadio.

La elección del momento oportuno para la instalación de los grupos electrógenos era un factor fundamental, ya que debían estar colocados antes de anclar sobre ellos los soportes para los asientos. Cualquier retraso en esta colocación afectaría al programa de construcción de los asientos de encima. Esta parte del proyecto se completó según la planificación y permitió que las posteriores fases de construcción del estadio se llevaran a cabo sin incidencias.

Otro reto al que FG Wilson tenía que hacer frente era el ruido. El Aviva Stadium está rodeado de zonas residenciales y la solución de productos de suministro eléctrico debía garantizar un nivel sonoro extremadamente reducido. Dicho nivel se estableció en 53 dBA a 1 m, un nivel bajo para este tipo de instalación pero, puesto que la zona que rodea al estadio es un complejo residencial muy deseable, mantener al mínimo el ruido resultaba fundamental para garantizar el éxito global del plan.

Para garantizar que los niveles sonoros fuesen adecuados, los grupos electrógenos se instalaron en soportes antivibratorios sobre muelles. De este modo, la vibración no se transmite a la estructura del edificio al activarse el suministro eléctrico, ya que los grupos electrógenos están efectivamente aislados de la propia estructura.

Otra ventaja presentada por FG Wilson es que todos los contratistas externos, desde los puestos de hamburguesas hasta los vendedores de recuerdos o el personal del evento en cuestión, pudieran acceder al suministro eléctrico en lugar de traer al estadio sus propios grupos electrógenos, cosa que antes no era posible. La capacidad suministrada por los grupos electrógenos de FG Wilson es de 5,44 MW y, durante picos de consumo, el Aviva Stadium utiliza de media 3,5 MW. Los grupos electrógenos disponen de un depósito de combustible de servicio diario local de 24 horas, que obtiene el suministro a partir de un depósito de almacenamiento de combustible a granel de grandes dimensiones que permite disfrutar de una autonomía de funcionamiento de varios días al 100 % de la carga.

La solución de suministro eléctrico presentada por FG Wilson ofrece asimismo una ventaja medioambiental en forma de instalación de recuperación de calor. Desde las camisas que rodean los motores es posible recuperar hasta 750 kW de calor de cada máquina, un calor que se utiliza para calentar el campo y en otras modalidades de calefacción utilizadas en el estadio.

El programa de instalación, que tuvo una duración de 11 meses desde la licitación hasta la finalización, se completó a tiempo y dentro del presupuesto antes del partido inaugural, celebrado en agosto de 2010. Desde entonces, se han celebrado cientos de partidos de fútbol y rugby, conciertos y eventos, entre ellos el de Madonna, que actuó recientemente en un estadio lleno.

David Blennerhassett, líder de FG Wilson en Dublín, explicaba: «Este proyecto de estadio resultó todo un reto y presentó diferentes problemas desde el punto de vista del ruido, el espacio y el diseño. No obstante, esforzándonos por comprender el proyecto desde una fase inicial y trabajando con M&E Consultants durante el proceso de licitación, pudimos ofrecer unos productos de suministro eléctrico fiables, competitivos y de calidad que superaron todas las expectativas iniciales. Desde las fases iniciales contamos con muchas aportaciones positivas, lo que resultó fundamental a la hora de determinar la solución definitiva».

«El Aviva Stadium ha sido un proyecto enormemente satisfactorio del que estamos muy orgullosos y, como parte de nuestro programa de mantenimiento continuo, nos aseguramos de tener un representante presente cada vez que se celebra un evento».