FG Wilson financia un importante avance en investigación

La donación para el estudio del tiburón tigre cosecha grandes frutos

Se ha llevado a cabo un importante avance en la gestión interjurisdiccional de los movimientos del tiburón tigre por la amplia región del Pacífico sudoeste gracias a la investigación financiada por FG Wilson.

En 2009, FG Wilson, el fabricante líder internacional de grupos electrógenos diésel y de gas, donó 5000 $ a la Universidad de Queensland para respaldar su programa South East Queensland Tiger Shark Research.

Esta investigación, la primera de su clase realizada en el Indo-Pacífico occidental, formaba parte de los estudios de doctorado de una estudiante que observaba los movimientos de los tiburones tigre (Galeocerdo cuvier) en la región, centrándose en los factores biológicos y ecológicos que pueden afectar a sus migraciones.

Como se trata de una especie catalogada como «casi amenazada» en la Lista Roja de la UICN y resulta potencialmente peligrosa para el ser humano, este estudio pretendía ofrecer información crucial acerca de los movimientos de los tiburones tigre para contribuir a una gestión sostenible futura de la especie y para ofrecer información sobre los periodos en que los encuentros entre tiburones y personas están en sus valores máximos.

Para monitorizar los movimientos de los tiburones de gran tamaño, se colocaron dispositivos de identificación por satélite en tiburones vivos capturados en estado salvaje que se liberaban tras llevar a cabo esta operación. Los dispositivos de identificación recopilaban datos de movimientos locales y migratorios, así como información sobre la profundidad y la temperatura, y transmitían dicha información al equipo de investigación a través del sistema por satélite ARGOS.

La financiación de FG Wilson se usó para patrocinar la identificación de un tiburón tigre en la costa este de Australia. El 25 de septiembre de 2010 se colocó a una hembra de tiburón tigre que medía 3,1 metros el dispositivo de identificación Pop-Up Archival (PAT) de FG Wilson en las aguas costeras de Noosa, Queensland (Australia). Se la bautizó como «Gennie» en honor a los grupos electrógenos (en inglés, «generator set») de FG Wilson.

Como explica Bonnie Holmes, la estudiante de doctorado de la Universidad de Queensland responsable del estudio, «Gennie» desempeñó un papel muy importante a la hora de garantizar el éxito del estudio y los descubrimientos clave.

«El dispositivo de identificación de Gennie apareció de forma prematura nueve días más tarde a una distancia de más de 250 kilómetros y alejado de la plataforma continental. Los datos del PAT revelaron que el dispositivo de identificación había aparecido de forma prematura siguiendo una liberación preprogramada porque Gennie había alcanzado una profundidad de unos 1980 metros. Los dispositivos de identificación están programados de esta forma porque esa profundidad es el umbral más allá del cual la presión puede hacer que exploten dichos dispositivos».

«Aunque no pude determinar si había llegado allí nadado o si había sufrido algún accidente mortal, la información que ofreció fue inestimable. La distancia total que se había monitorizado era de 258 km, de los cuales Gennie recorría unos 32 km al día a una velocidad de 3 km por hora. La profundidad máxima mientras nadaba activamente era de 156 metros en aguas relativamente cálidas a una temperatura mínima de 20,6 °C».

«Afortunadamente, la historia de Gennie no acabó aquí. Unos colegas investigadores que trabajaban en Nueva Caledonia reconocieron las muescas características de su aleta dorsal en las fotografías tomadas durante nuestro proceso de identificación de este tiburón en Noosa. Parece que Gennie fue vista previamente en dos ocasiones, en 2002 y en 2008, en Nueva Caledonia, lo que significa que recorrió los 2000 km que separan el Mar del Coral de las aguas australianas».

«Este nuevo avistamiento fue uno de los primeros casos confirmados de conexión de población de tiburones tigre a través de la amplia región del Pacífico sudoeste y tiene enormes implicaciones en la gestión interjurisdiccional en el sector pesquero en el futuro, así como en el trabajo de estructura poblacional genética que estoy llevando a cabo ahora como parte de mi investigación. Todo esto fue posible gracias a la generosa donación al estudio realizada por FG Wilson».

Steve Morcom, de FG Wilson, comentó:

«FG Wilson es muy consciente de su responsabilidad social corporativa y tiene un plan global que garantiza su contribución en las comunidades con las que tiene tratos comerciales en todo el mundo».

«Este proyecto de investigación del tiburón tigre tuvo una importancia fundamental a la hora de ofrecer datos de conservación vitales relativos a la ecología y la biología de las poblaciones de dicho tiburón en el sudeste de Queensland. Estamos encantados de que el proyecto resultase ser un éxito tan enorme y deseamos lo mejor a Bonnie y a su equipo en el futuro».